Un grupo de puertorriqueños que organizó una caravana en homenaje al fallecido actor Paul Walker terminó enfrentándose a las autoridades al crear grandes “tapones” (congestión de tránsito).

Walker, quien murió el sábado en Los Angeles cuando el carro que viajaba se impactó y estalló en llamas, había visitado la isla de Puerto Rico en 2010 para las grabaciones de la quinta parte de “Fast & Furious”.

Walker murió magullado y calcinado

En el evento de recordación del martes, la policía de Puerto Rico emitió más de 100 boletos de tránsito; por lo menos 72 fueron por exceso de velocidad, y unas seis personas fueron detenidas al sospecharse que manejaban bajo los efectos del alcohol, según datos de la agencia AP.

Los hechos ocurrieron a altas horas, cuando los participantes cerraron un túnel en San Juan y un puente que se ubica cerca del aeropuerto internacional de Puerto Rico, lo que provocó gran congestión.