Bryan Habana es un jugador de rugby sudafricano famoso por su velocidad y resistencia. Estas cualidades hicieron que una compañía aérea lo retara a competir con uno de sus aviones para ver quién corría más.

Este tipo de retos no son nuevos para Habana, quien ya se hizo famoso por hacer una carrera con un guepardo, por una buena causa, y perdió pero por muy poco.

Esta vez, Habana tiene un reto muy distinto, superar en velocidad a un avión.

El jugador se mostró con ganas y esperanzado y sus amigos declaraban antes de la carrera que no lo veían posible y que ganarle a un avión es algo muy complicado.

La realidad del duelo responde a una estrategia publicitaria de la compañía aérea, que estrena un vuelo diario a Johannesburgo y ha querido darlo a conocer de esta peculiar forma.