Una carretera rusa estuvo a punto de ser testigo de un accidente múltiple por la distracción de un conductor que miraba su teléfono móvil y casi no frena a tiempo.

Esta distracción no solo le costó un susto al despistado sino al conductor de delante que vio como por poco el auto de atrás no se empotraba contra el suyo.

Preso de un ataque de furia, el conductor delantero se baja del auto y se dirige hacia el de atrás al que le reprende por estar despisatdo de una manera insólita.

Según se ve en las imágenes, le abre la puerta del auto y le saca el teléfono de las manos para lanzarlo contra el suelo con rabia ante la asombrosa mirada del dueno.

Seguro aprendió la lección y no vuelve a usar el móvil mientras maneja, ya no solo por no causar un accidente, sino por no cruzarse con conductores tan aprensivos como este.