La adicción a las drogas lleva a que las personas echen a volar su imaginación con la finalidad de contrabandear dicha sustancia.

Pero unos narcotraficantes salvadoreños definitivamente se sacaron una “A” por ingeniosos ya que intentaron ingresar droga a una cárcel metiéndola en un sándwich.

Para ver los escondites preferidos de los narcotraficantes haz clic aquí.

Todo se descubrió cuando unos guardias del Departamento de la Libertad en El Salvador decidieron revisar los panes y al abrirlos, encontraron bolsas de marihuana y cocaína entre la lechuga y el pollo.

De acuerdo a los reportes, los visitantes no tenían ningunos familiares presos, simplemente eran unos narcos haciendo una entrega a domicilio.