Un barco del ejército ruso causó el pánico en una playa tras intentar atracar en la orilla sin disminuir la velocidad, a pesar de que estaba llena de bañistas.
 
El atraco formaba parte de las operaciones que llevaba a acabo un barco militar ruso que practicaba un desembarco.
 
El incidente se produjo en la playa de Mechnikovo, cerca de la ciudad portuaria rusa de Kaliningrado, dodne turistas y locales disfrutaban de un día de sol del verano ruso. 
 
La polémica surje porque desde el Ministerio de Defensa Ruso confirmaron las operaciones de los que los militares como parte de un ejercicio rutinario y que la playa está en terreno militar, debería haber estado cerrada al público.
 
El inmenso barco es un buque de clase Zubr, que pesa alrededor de 550 toneladas y es capaz de transportar tanques y hasta 400 soldados.

Por su parte, los bañistas que no salían de su asombro aprovecharon para captar las imágenes de los atónitos presentes ante la aproximación de la embarcación, aunque afortunadamente no hubo ningún herido.