Las recientes noticias de la seguridad fronteriza, quienes muchos políticos están llamando “el muro de Berlín mexicano”, ha acabado con la esperanza de muchos inmigrantes centroamericanos.
 
Lugares como Nuevo Laredo se encuentran llenos de inmigrantes quienes están esperando el momento adecuado para cruzar.
 
“Ahorita ya llevo seis meses, me he quedado acá porque en realidad la frontera está muy peligrosa, tu sabes en el rio, hay mucha inmigración de que te corretean”, dijo un inmigrante centroamericano. 
 
Los expertos aseguran que el panorama no se va a poner mejor, sino todo lo contrario. Es por eso que hay otros inmigrantes que están apresurando sus planes para llegar al país vecino “antes que las cosas se pongan mal”. 
 
Por otra parte, los políticos del país Azteca también han levantado su voz para expresar su descontento con las medidas de Estados Unidos. 
 
“Las bardas no son la solución al fenómeno migratorio y no son congruentes con una frontera moderna y segura”, dijo el canciller mexicano José Antonio Meade. 
 
Amalia Garcia, diputada del PRD, hizo hincapié en que Estados Unidos y México deberían de trabajar en el problema del tráfico de armas y no en estar aumentando la barda fronteriza.