La extradición a Estados Unidos de Sandra Ávila Beltrán, mejor conocida como la “Reina del Pacífico”, acaparó  las primeras planas en todo el país.

Ya que esta mujer causa sensación por ocupar un puesto alto en el mundo del narcotráfico, en el que usualmente se ve la cara de un hombre y no una mujer sensual.

No solamente eso, pero esta reina sin corona, coqueteaba con las cámaras aun cuando está siendo interrogada, extraditada e incluso con esposas en las manos.

Como parte de un acuerdo con la fiscalía de los Estados Unidos, la mexicana podría quedar libre antes de lo previsto.

Nelson Rodríguez, abogado criminalista, dijo que en el caso de la mexicana, hace falta evidencia física para poder comprobar los cargos de la presunta narcotraficante y que   “debido a la falta de esa evidencia, es que el gobierno tiene que llegar a hacer un acuerdo como este a ella”.

Dicho acuerdo es que Beltrán solamente se declaró culpable de un cargo menor de narcotraficante y no de múltiples acusaciones, las cuales fueron el motivo de su traslado. 

Según el abogado de la mexicana, esta podría ya haber cumplido su condenada.