El senador republicano John McCain fue sorprendido en pleno debate sobre Siria jugando póquer en su iPhone, a lo que él contestó que estaba un poco aburrido y confesó en su cuenta de Twitter que había perdido mucho dinero. Luego dijo que no había apostado dinero de verdad.

Esta semana, el republicano ofreció su apoyo condicional a la propuesta del presidente Barack Obama de intervenir militarmente en Siria, aunque advirtió que el mandatario debe presentar argumentos muy convincentes sobre la necesidad de atacar al régimen de Bashar Assad si es que quiere obtener el respaldo del Congreso.

El Comité de Relaciones Exteriores del Senado  aprobó el miércoles una resolución que autoriza un ataque militar en Siria, mientras el presidente Obama busca apoyo internacional para castigar al régimen sirio por el supuesto uso de armas químicas el mes pasado.