Al parecer la tala de árboles en el Amazonas hizo salir a los indígenas mashco-piro de su aislamiento en la selva y hacer contacto con otras personas, lo que cogió por sorpresa a los peruanos.

En el 2011 ya lo habían hecho, y esta vez generaron cierta tensión cuando aparecieron en la orilla del río Las Piedras, en el estado Madre de Dios.  En las grabaciones se pueden observar hombres y mujeres de todas las edades con lanzas, arcos y flechas.

El gobierno peruano solicita respetar su aislamiento y no hacer contacto con ellos, pues podrían ser contagiados con enfermedades para las cuales ellos no son inmunes.