Como cada año, miles acudirán al Santuario de la Virgen de Guadalupe en el suburbio de Des Plaines o las parroquias de Chicago para rendirle tributo a la Emperatriz de América.

Familias enteras harán la peregrinación tradicional al l Santuario del Cerrito del Tepeyac, 1170 N. River Rd., para cantarle las Mañanitas y rendirle homenaje a través del baile.

Los danzantes o matachines son parte fundamental de la celebración guadalupana.

El sonido del tambor marca el ritmo de la danza de los matachines. Sonajas, cascabeles y plumas caracterizan su colorido vestuario.

“El matachín baila a la Virgen. Es una manera de expresar nuestro amor a la Virgen de Guadalupe”, dijo el sacerdote Alfonso Guevara.