Más de 60 videos pornográficos filmados en distintos lugares públicos y emblemáticos de Barranquilla han genrado malestar entre los residentes y las autoridades de esa ciudad.