Washington - Una mujer diabética que asistía detrás del presidente estadounidense, Barack Obama, a su discurso de lunes sobre la reforma sanitaria sufrió un desvanecimiento en plena intervención del mandatario, quien evitó que se desplomara.

Karmel Allison, embarazada y con diabetes del tipo 1 (insulinodependiente), se encontraba justo detrás de Obama, mientras éste hablaba sobre los beneficios de su reforma sanitaria, cuando se sintió indispuesta y, pálida, empezó a tambalearse, momento captado por las cámaras.

El presidente, que no estaba mirando hacia atrás, se dio sin embargo cuenta de lo que pasaba y llegó a sostenerla impidiendo su caída. "Estoy aquí, ya te tengo", dijo Obama, quien llevaba 20 minutos de discurso y, seguidamente, bromeó: "Esto es lo que pasa cuando hablo demasiado".

Allison, diagnosticada con diabetes a los nueve años y que está embarazada, fue invitada por la Casa Blanca para representar junto a otras personas a los estadounidenses que, como ella, no podían acceder a un seguro médico privado, antes de la reforma, por tener enfermedades crónicas.

Después de interrumpir brevemente el discurso del presidente y ser atendida fuera de la vista de las cámaras, Allison aseguró en un mensaje de Twitter que se encontraba bien y agradeció al mandatario el haberla sujetado y evitado que se cayera.

Obama defendió el lunes desde la rosaleda de la Casa Blanca que la reforma sanitaria promulgada en 2010 está funcionando bien pese a que "no hay excusas" para los fallos en la web federal puesta en marcha para facilitar a los ciudadanos sin seguro la contratación de uno a precios asequibles, un problema que prometió que será resuelto.